Los beneficios de leer a los niños y niñas

Inculcar el hábito de lectura en los más pequeños tiene multitud de beneficios para su desarrollo. Desde potenciar el aprendizaje del lenguaje, de las emociones y de la capacidad de expresión, hasta el fomento de la habilidad motora y la psicomotricidad.

Leer a los niños y niñas desde que son bebés es fundamental para su desarrollo. Cuando los niños alcanzan el año, ya conocen todos los sonidos necesarios para comprender el lenguaje. Cuanto más leas al pequeño, más estimularás el conocimiento de la lengua al exponerle a palabras y conceptos nuevos. Pero cuidado, no podemos leerles cualquier cosa. Es necesario que las historias sean sencillas de comprender, que no excedan la comprensión del niño y que estimulen su imaginación y creatividad.

Beneficios de inculcar el amor a la lectura

A continuación, te enumeramos uno por uno algunos de los beneficios de leer a los niños y niñas desde que son muy pequeños:

La lectura de libros audiovisuales estimula los sentidos

El niño mira, toca, escucha al mismo tiempo. La lectura estimula la audición y la visión a través del enlace imagen / palabra.

Lectura para niños

Ayuda a desarrollar las habilidades motoras finas

Al principio, los bebés mordisquearán los libros. Poco a poco, a medida que se hagan mayores y conozcan bien para qué sirven los libros, aprenderá a pasar páginas y a coordinar su ojo con su mano.

Mejora la capacidad de escucha

La capacidad de mantener la atención es un requisito previo para todo el aprendizaje .

Despierta su curiosidad

La lectura propicia el aprendizaje, el descubrimiento de cosas, sonidos, personas… y, la adquisición de nuevos conocimientos.

Es una bonita forma de interacción con adultos

La lectura debe de ser una situación que genere bienestar y calma. Gracias a que el adulto pasa tiempo con el niño, promueve su «sentimiento de importancia» y aumenta su autoestima. Además, leer libros puede ayudaros a reír juntos.

Volver a leer el mismo libro una y otra vez ayuda a la aparición de emociones positivas: alegría de aprender, alegría de estar en una relación emocional que conlleva calidez, alegría de anticipar y participar (como cuando los adultos cantar una canción que les gusta y que saben de memoria).

Ayuda a desarrollar el lenguaje y vocabulario

El nivel de vocabulario de un niño puede ser una pista para el éxito académico. Los libros pueden ser compañeros en este camino.

Escuchar la misma historia una y otra vez ayuda a desarrollar la memoria. Los niños y niñas aprenden vocabulario a través de la experiencia (situaciones de comunicación e intercambio) y situaciones que tienen sentido para ellos. La literatura infantil se presta particularmente bien para este aprendizaje: los personajes de los cuentos ofrecen situaciones que son espejos de su vida cotidiana y que los hacen reír, lo que particularmente importante para que amen la lectura.

Mejora  la comprensión del lenguaje y de las historias

Familiarizar a los niños lo antes posible con la estructura de una historia (principio, aventuras, final, presencia de conectores lógicos y temporales, concordancia de tiempos) les permite contar eventos o historias por sí mismos de manera lógica y cronológica. .

Para el despertar de la escritura o la «alfabetización»

La exposición de los niños pequeños a los libros les ayuda a aprender a leer y escribir porque entienden que las palabras impresas en el libro son palabras habladas.

Deja un comentario

Tu email no será publicado.